logo Hormigones del Vinalopo

Hormigón

volver a hormigones

Hormigón autocompactante

Descripción

      El hormigón autocompactante COMPACTXXI es un hormigón capaz de fluir en el interior del encofrado, rellenando de forma  natural el volumen del mismo pasando entre las barras de armadura y consolidándose únicamente bajo la acción de su propio peso sin compactación ni vibrado alguno interno o externo. 
 
      Se trata por tanto de un nuevo tipo de hormigón, que cumple y supera sobradamente los requerimientos exigidos al hormigón tradicional, en cuanto a sus propiedades en estado endurecido, como son resistencia y durabilidad.
 
     Por otro lado presenta unas propiedades en estado “fresco” completamente mejoradas respecto al hormigón tradicional, que le permite ser considerado el “Hormigón del futuro”. Estas propiedades en estado fresco son:

     - Un nuevo concepto de fluidez en el hormigón: Fluidez y cohesión
           Se trata de un hormigón altamente fluido (líquido),  pero con un elevado grado de cohesión que permite mantener la mezcla homogénea, sin ningún tipo de segregación. Su caracterización en estado fresco ya no se realiza mediante el procedimiento usual del cono de Abrams, sino que es tal su fluidez, que se ha de medir la extensión diametral de la torta que se forma al fluir el hormigón libremente.

      - Compatibilidad absoluta con todos los sistemas tradicionales de puesta en obra en la construcción.
           En el diseño y elaboración del hormigón autocompactante COMPACTXXI, Hormigones del Vinalopó S.A. realiza un estudio concienzudo de las materias primas a emplear y de la dosificación singular de las mismas, empleando la más moderna metodología de trabajo que permita garantizar en todo momento la fluidez y cohesión del hormigón. Para un correcto desarrollo del COMPACTXXI es fundamental el estricto control del contenido total en agua de la mezcla.

Propiedades

     Todo ello supone para el cliente final las siguientes ventajas competitivas, técnicas y económicas que ahora se desglosan: 

      1.- Ausencia de vibración en la puesta en obra del
hormigón:
           i. Reduciendo heterogeneidades producidas en el proceso de vibración.
           ii. Eliminando defectos de compactación. 
           iii. Aumentando la durabilidad del hormigón
      2.- Reducción de la mano de obra necesaria en el vertido del hormigón. 
           i. Para hormigonar un forjado sólo se necesitarían dos personas
     3.- Reducción de los plazos de ejecución.
     4.- Mayor duración de moldes y encofrados, debido al
comportamiento líquido del hormigón, a la compacidad y  poca porosidad superficial del mismo.
     5.- Mejora de las condiciones laborales. Eliminación del ruido ambiental y reducción de problemas de salud causados por la vibración.
     6.- Reducción de la relación Agua / Cemento, y por tanto son fácilmente alcanzables altas resistencias, pudiendo por tanto reducir, los tiempos de desencofrado, los cantos de los pilares, forjados, muros etc..
      7.- Se puede incrementar la densidad de la armadura a hormigonar, ya que no es necesario el vibrador, y es el propio hormigón el que se introduce adecuadamente por cualquier rincón de la misma. Por tanto se puede optimizar económicamente la estructura más rentable.
     8.- Acabados perfectos para hormigones vistos, sin ningún tipo de coqueras y totalmente homogéneos, evitando las aguas del vibrador, con posibilidad de realizarlos en diferentes texturas (madera, liso, rugoso, marmoleado etc..) y en diferentes colores. Elevada durabilidad.
ENCOFRADO:
     La presión del hormigón COMPACTXXI en estado fresco es ligeramente inferior a la presión hidrostática debido a las propiedades tixotrópicas del mismo, aunque se recomienda que en el cálculo de los encofrados se considere la presión hidrostática, dada la alta fluidez del
hormigón COMPACTXXI.
 
PUESTA EN OBRA:
      Se puede utilizar el mismo equipo para la puesta en obra empleado con el hormigón convencional, agilizándose, al no existir vibrado, claramente dicho proceso con las enormes ventajas económicas que esto conlleva. Cabe destacar el bombeo como medio óptimo para su puesta en obra.

VENTAJAS ECONÓMICAS
     Dependiendo de la aplicación en que se vaya a utilizar el COMPACT XXI, se consiguen importantes ahorros y reducciones de costes, que pueden alcanzar del 10% al 20% del coste total a lo largo de todo el proceso:
    
     - Se pueden reducir entre un 50% y un 70 % los costes de hormigonado.
     - Se pueden reducir los los costes e inversiones en materiales para encofrados de un 20% a un 40%, al alargar su vida útil.
     - Se pueden reducir el 100% los costes de
vibrado,  así como los costes de reparación y acabado posterior al desencofrado.
      - Se pueden reducir los plazos de ejecución entre
un 10% y un 30%, con la consiguiente reducción de los costes indirectos, aumento de la rentabilidad financiera, mayor posibilidad de acometer nuevas obras con el mismo personal, incremento del prestigio de la empresa etc..

Aplicaciones

Habitualmente se emplean estos hormigones para:
      - Hormigonado de muros, con gran rendimiento en los muros a dos caras, acabado perfecto en el caso de hormigones vistos. Esto permite la realización de fachadas de hormigón visto, con acabados perfectos, diferentes texturas y colores.
      - Edificación de viviendas. Se trabaja en obras en donde se sustituyen pilares y tabiquería interior por muros de hormigón COMPACTXXI de sólo 7 cm de espesor, que permiten aunar tabiquería interior con estructura portante vertical con la consiguiente ganancia en espacio y tiempo.
     - Hormigonado de pilares, forjados y elementos estructurales en general.
     - Formas arquitectónicas complejas.
     - Pavimentos con elevados rendimientos de producción.
     - Soleras de hormigón.
     - Hormigonado de losas armadas.
     - Túneles para ferrocarriles y autovías.